Concierto de música, lírica y danza clásica española: Homenaje a tres amigos: Albéniz – Barrios – Falla

lacasadelpolinario23082013

“LA CASA DEL POLINARIO”

TEATRO AVENIDA

AV. DE MAYO 1222, C.A.B.A.

 

UNICA FUNCION A BENEFICIO DE FEDERACION DE SOCIEDADES ESPAÑOLAS Y LA SOCIEDAD PATRIOTICA ESPAÑOLA

 

VIERNES 23 DE AGOSTO DE 2013 –  20 HORAS

Este concierto está inspirado en la casa del Polinario, mote de Antonio Barrios, un amante de toda manifestación artística y bisabuelo de Pablo Barrios Almazor, actual cónsul General de España en la Argentina. La idea es, con espíritu andaluz, rendirle homenaje a tres grandes músicos: Ángel Barrios, hijo del Polinario y gran músico granadino, y a dos de sus mejores amigos, Isaac Albéniz y Manuel de Falla.

Lo recaudado por la venta de las entradas (descontando los gastos de teatro y artistas) se destinará a la Federación de Sociedades Españolas, a fin de ayudar a sostener su hermanamiento con la Sociedad Patriótica y Cultural Española.

La Granada de fines del XIX se convirtió en centro de atracción para viajeros románticos en busca del sueño de la Alhambra. Allí nació Ángel Barrios, en el seno de una familia peculiar. Su padre, el carismático “Polinario” estaba al frente de su casa y lugar de reposo en la calle Real de la Alhambra, entre tapias encaladas, árboles y madreselvas, villas y pequeñas pensiones para turistas, algunos de ellos tan integrados, que eran  parte del paisaje.

En aquella Granada de entre siglos, la Casa del Polinario se convirtió en el más universal de los círculos culturales granadinos. Su carácter paternal y sus dotes de pintor, conversador y conocedor de todos los estilos flamencos, improvisador y estudioso, convirtieron a Antonio Barrios, “El Polinario”, en un embajador del arte.

Maestro de su hijo Ángel, Antonio depositó en él una larga tradición guitarrística entre lo culto y lo popular. Convirtió su casa en el Olimpo del Flamenco puro y del estilo jondo.

Esta tradición a la que pertenecía Antonio Barrios procede del mismo tronco común: el singularísimo Francisco Rodríguez “El Murciano (1795-1848)”, al que se deben los más valiosos estudios sobre la guitarra, sus posibilidades expresivas y su influencia en los estilos populares. En torno al Carmen de la Alhambra se creó la Tertulia del Polinario, en la que en lugar de traer cantaores del Sacromonte como el resto de las Tertulias, participaban don Antonio y su hijo Ángel, con quienes se iniciaron Andrés Segovia y exquisitos aficionados como Gabriel Ruiz de Almodóvar, Ignacio Zuloaga, Darío de Regollos y Federico García Lorca, entre otros.

Angel Barrios había nacido en Granada en 1882 y, antes de cumplir los veinte años se adentró en el camino de la composición musical. Isaac Albéniz se convirtió en su protector y amigo y lo introdujo en los ambientes de la época. Abundaban las tertulias, habituales en aquella Granada, y con todas ellas competía la Tertulia del Polinario.

Lo cierto es que a la Casa del Polinario acudían los artistas y viajeros culto y toda una generación de paisajistas además de los ya asiduos y cercanos amigos como Palmer, John Singer Sargent, Santiago Rusiñol, Joaquín Sorolla, López Mezquita, Rodríguez Acosta, Joaquín Mir, que dejaban allí sus obras y caballetes entre estancias y a veces durante años.

Ángel Barrios, marchó a París en 1908, en un viaje de formación artística propio de la época.

El museo dedicado a su vida y obra se encuentra en la que fuera su casa familiar, en los baños de la mezquita alhambreña. Allí se muestra la correspondencia entre el granadino y los músicos y artistas que conoció en el París de la época, entre quienes se encuentran el escultor Rodin, el pintor Edgar Degas y los compositores Paul Dukas y Maurice Ravel.

A pesar de su exitoso periplo por Europa, Ángel Barrios no podía olvidar su ‘rincón’ alhambreño de la calle Real. En una carta a su padre, fechada en Londres en 1908, Ángel aseguraba: «no cambio ese rincón por todas las grandezas del mundo».

Fue la música española la que lo atrapó definitivamente, la de los grandes maestros: Albéniz, Bretón, Falla, Turina… Y decidió darla a conocer por el mundo. Nació así el Trío Iberia, convertido más tarde en cuarteto, que anduvo en giras de enorme éxito por Francia, por Inglaterra, por Italia.

El estallido de la Gran Guerra Europea lo llevó de regreso a Granada y se integró decididamente en la vida cultural de la ciudad. Para entonces había contraído matrimonio, nació su primer hijo -que murió a los dieciséis años- y luego Antonio y Angelita, su hija adorada.

Comprometido con su ciudad, aceptó la dirección del Conservatorio y una efímera cátedra de música creada en la Universidad. Y siguió trabajando en su obra, de la que era al tiempo intérprete: poemas sinfónicos, óperas, zarzuelas, composiciones de intenso lirismo….

Los del Polinario alojaron en su momento a Manuel de Falla, le buscaron casa y fueron quienes hicieron todas las gestiones para que el compositor gaditano se pudiera instalar en Granada. Con el tiempo se cimentó una gran amistad y Falla apadrinó a Angelita.

En resumen, Ángel Barrios fue quien llevó lo popular, la música tradicional española al resto de Europa.

Tras la guerra civil, Barrios se marchó a Madrid, pero dejó escrito que su legado regresara a la Alhambra. Murió el 26 de noviembre de 1964, dejando el recuerdo de un hombre honesto y de un artista enamorado de su tierra.

Angelita Barrios, la encargada de custodiar su legado, se hará presente en Buenos Aires para asistir al Concierto a beneficio de la Federación de Sociedades Españoles, para la Asociación Patriótica y Cultural Española, en el que actuarán artistas de primera línea, y tendrá protagonismo en el mismo a través de sus recuerdos y anécdotas familiares, que comentará con Josefina Delgado, Jefa de Gabinete del Ministerio de Cultura del G.C.A.B.A.

 

RESUMEN DEL PROGRAMA

Angel Barrios   Arroyo de la Alhambra – Evocación tonadilla

                            Mañanitas granadinas

                            Bulerias de Macao

                            Vieja Canción granadina

                            Cantares de mi tierra/ Seguidilla Gitana/  Cantares Andaluces

                            Suite La Suerte (2  números)  1 Preludio 2 Soleá

                            Recuerdos de mi jardín

               LA LOLA SE VA A LOS PUERTOS      Preludio

                            Petenera

                            Dúo de Lola y José Luis

                            Ojitos de Terciopelo

Isaac Albeniz    Asturias

                            Tango

                            Granada

                            Cádiz

Manuel de Falla  La danza del Fuego                         

                               La vida breve

                               Canción del Fuego Fatuo

                               Jota                             

ELENCO

Cantantes: Patricia Deleo soprano – Norberto Gaona tenor        Conjunto de Cuerdas: Allegro 

Pianistas: Mario Marzán- Laura Deleo                               Rubén Jurado (viola)

Guitarra: Fernanda Zappa Víctor Pellegrini                      Raúl  Direnzo (Violin)

Castañuelas: Graciela Ríos Saiz                                            Aldo Tenreyro (violonchello)

Danza: Natalia Bonansea                                                      Claudio Becker  (violín)

Dirección de escena:   Diego Gemoli                                   Maquillaje: María Eugenia López Pereira

Idea y Producción: Mariana Vicat Machado y Benito Blanco

lacasadelpolinario@gmail.com

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Portal DT, Portal de Turismo, Turismo en Argentina, Turismo Mundial, Viajes, Vacaciones, Noticias, Novedades, Placer

Otros Sitios

www.hockeynews.com.ar