Club del Progreso Restaurante

logo

El Club del Progreso, fundado en marzo 1852, a un mes de la batalla de Caseros, por un grupo de vecinos porteños de ánimo conciliador y visionario, es el más antiguo del país. Los argentinos estaban decididos a terminar con las guerras civiles, la violencia, la intolerancia y la ignorancia para poder dedicarse al resurgimiento moral y material del país y a su crecimiento económico.  De a poco y con gran esfuerzo los fundadores de este Club y sus seguidores supieron sentar las bases de un sistema republicano que, aunque imperfecto, fue la simiente de la futura democracia.

Durante varias generaciones, muchos argentinos hicieron del Club del Progreso un ámbito abierto al debate de ideas y un escenario para distintas manifestaciones de la cultura. Diecisiete Presidentes constitucionales de la Nación fueron socios del Club, y algunos de ellos también lo dirigieron. Escritores, artistas, hombres de ciencias, de política, de negocios, porteños y provincianos, protagonistas de nuestra historia, fueron socios de esta institución entre ellos Aristóbulo del Valle, Miguel Cané, Lucio V. Mansilla, Estanislao del Campo, los Cambaceres, Tomas Casares, Estanislao Zeballos, Angel de Estrada, Juan Agustín García, Cecilia Grierson, etc. etc.. Lucio V. López hizo en “La gran Aldea”,  una ácida descripción de la sociedad porteña que se reunía en sus salones. Mansilla, Cambaceres y Zeballos, entre otros, dejaron pintorescos testimonios de bailes y socios. Destacamos la figura de Leandro N. Alem por haber elegido el Club para el último encuentro con sus amigos cuando decidió quitarse la vida.

Todavía se conserva la mesa donde lo velaron. El Club estaba entonces el palacio Muñoa, situado frente de la actual Legislatura de Buenos Aires. De allí pasó a un lujoso edificio de cinco pisos en Avenida de Mayo al 600.

Después de la crisis del treinta, el Club debió mudarse a la actual sede de la calle Sarmiento, construida en 1911, que conserva el empaque señorial de la “belle epoque” porteña. Su jardín y su restaurant, que emergen como un oasis de paz y frescura en pleno centro de la ciudad, transmiten algo del misterio romántico de aquellos tiempos.

Son también objetivos del Club elaborar propuestas no partidistas sobre aquellos temas que interesan al país y a nuestra ciudad y al mismo tiempo desempeñar un rol protagónico en la promoción de líderes para nuestra sociedad, en todas las actividades del quehacer nacional. Aspiraciones y objetivos se van desarrollando con dificultad en el viejo Club, pero siempre dentro del espíritu conciliador que le imprimieron sus fundadores y con la misma ambición de lograr, a través del diálogo entre los «hombres de buena voluntad», el progreso y la grandeza de nuestra querida Nación.

.

FUENTE: Lucía Gálvez – Club del Progreso

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Portal DT, Portal de Turismo, Turismo en Argentina, Turismo Mundial, Viajes, Vacaciones, Noticias, Novedades, Placer

Otros Sitios

www.hockeynews.com.ar