Rosario lanzó el Día del Buen Humor

BUEN HUMOR

El domingo pasado los amigos de Alberto Olmedo festejaron el 81 cumpleaños del querido actor y humorista rosarino agregando una propuesta especial: extender la celebración instaurando el 24 de agosto como el “Día del Buen Humor”.

Víctor Morjosé, Osvaldo Martínez y Bernardo “Chiquito” Reyes, quienes fueran parte de la barra de El Negro, impulsaron esta particular celebración en el banco de plaza donde descansa la escultura de Alberto Olmedo (Rivadavia y Pueyrredón), en Pichincha, el barrio que lo vio nacer.

La idea de instaurar el natalicio de Olmedo -24 de agosto– como el Día del Buen Humor había surgido informalmente apenas unas semanas antes, multiplicándose rápidamente en las redes sociales.

Finalmente el encuentro contó con la participación de empresarios y personalidades de la cultura, incluyendo el apoyo de la Asociación Empresaria Hotelero Gastronómica de Rosario y del Ente Turístico Rosario, que se sumó a los festejos aportando una gran torta con 81 velitas.

Así, a pocas cuadras de donde Olmedo nació y transcurrió su infancia y adolescencia, las anécdotas y los incesantes chistes de sus amigos permitieron revivir aquel inconfundible buen humor que El Negro siempre supo transmitir. Hasta la música (con temas como el clásico de No Toca Botón) aportó buen clima y despertó los recuerdos que dejó el capocómico con su picardía, sus personajes, sus gestos y esas frases espontáneas que hoy ya son parte del lenguaje popular, como “adiaaanchi”, “éramos taan pobres”, “de acáaaa” o “…si no me tienen fe”.

Entre los presentes no faltó la artista Carmita Batlle, autora de la escultura en tamaño real de Olmedo. La obra lo muestra sentado en un banco de plaza, con la postura característica -sonriendo y con las piernas cruzadas- que tomaba en el sketch “Borges y Álvarez” junto a Javier Portales. A un costado se asoman también los retratos de los personajes Rogelio Roldán, Capitán Piluso, General González, Rucucu y El Manosanta. “Aquí llegan familias de todo el país, pero la gente no viene para sacarse una foto con una escultura de bronce, sino con alguien que le dio buenos momentos”, afirmó la artista.

Por su parte, el secretario de Turismo municipal y presidente del Ente Turístico Rosario, Héctor De Benedictis, expresó su decidido respaldo a la idea de instaurar el Día del Buen Humor y conmemorar así el nacimiento de una personalidad que ya forma parte de la idiosincrasia de todos los argentinos. En ese sentido, De Benedictis aplaudió la idea de dedicar un día para enfocar el filo gracioso de las cosas cotidianas y destacó la larga tradición del humor en Rosario, “que aparece asociada al Negro Olmedo, y también trae a la memoria al otro Negro, Roberto Fontanarrosa”.

Alberto Olmedo nació un 24 de agosto de 1933 en el barrio Pichincha y se convirtió en uno de los más grandes humoristas argentinos. Con su estilo transgresor y su irrefrenable capacidad para improvisar, dejó una huella imborrable en el cine y la televisión nacional. Murió a los 55 años, en un trágico accidente. Pero como dijeron sus amigos ante la gran torta de cumpleaños, y mientras soplaban 81 velitas por él, “nadie se va a ir del todo de este mundo si existe alguien que lo recuerde”.

FUENTE: ENTE TURÍSTICO ROSARIO

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Portal DT, Portal de Turismo, Turismo en Argentina, Turismo Mundial, Viajes, Vacaciones, Noticias, Novedades, Placer

Otros Sitios

www.hockeynews.com.ar