Reserva Cultural Natural Cerro Colorado

Es un de los sitios arqueológico prehispánico más destacado de la Argentina, testimonio de la cultura aborigen de los  Sanavirones y Comechingones

La Reserva Cultural Natural Cerro Colorado, situada en la intersección de los departamentos Río Seco, Sobremonte y Tulumba, tiene una superficie de 3000 hectáreas y se ha constituido  como uno de los yacimientos arqueológicos más importantes del país. Su relieve está dado por una formación geológica que, erosionada a fuerza de viento y agua, fue poblándose de aleros y cuevas que tiempo más tarde utilizarían los aborígenes para plasmar los testimonios de su arte y forma de vida, en pinturas rupestres.
A partir del año 500, llegaron del norte pueblos originarios, dos de los cuales habitaban el área a la llegada de la colonización española; los Sanavirones y los Comechingones.
En  forma de dibujos realizados en tres colores, los aborígenes pintaron en las paredes del cerro, la historia de sus pueblos hasta la llegada de los colonos. Estos petroglifos fueron realizados en diferentes períodos, desde los siglos XV al XVI. Los colores utilizados, al igual que otras culturas originarias de Latinoamérica, eran el blanco, el negro y el rojo, aunque quedan pocas inscripciones  realizadas con este último color.
La revalorización del Cerro Colorado como reserva cultural e histórica, tuvo lugar a finales del siglo XIX, cuando el conocido escritor Leopoldo Lugones publicó un artículo sobre la importancia arqueológica de este sitio. En el año 1961, tras la realización de numerosos estudios, el Cerro Colorado fue declarado Monumento Histórico Nacional.
Allí funciona un museo arqueológico provincial, con servicio permanente de guías, quienes acompañan a los visitantes en el recorrido para conocer las famosas pinturas rupestres que resguarda el cerro.
Esta reserva natural, sorprende a los turistas con sus innumerables senderos de areniscas rojizas, con sus inmensas paredes de roca que se levantan entre la vegetación, y con sus rincones que guardan las más atrapantes huellas del pasado aborigen. Todo permanece allí, expectante desde hace siglos, para que pueda ser disfrutado por nosotros.
Desde el Cerro Colorado se puede acceder a un interesante circuito turístico, que propone recorrer los poblados de Ischilín, Tulumba, Totoral, Macha, San Pedro y Cañada del Río Pinto. Aquí se debe destacar que el norte cordobés es una de las regiones más fascinantes y paradójicamente, menos exploradas del territorio provincial.  Esta área turística se oculta tras los mágicos senderos de la historia, en la mirada y la amistad de su pueblo, en las milenarias escrituras de sus laderas y en la mano de los lugareños que desde una galería de adobe nos ofrecen un mate y con él, las historias y leyendas de esta fantástica región.

FUENTE: Agencia Córdoba Turismo

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Portal DT, Portal de Turismo, Turismo en Argentina, Turismo Mundial, Viajes, Vacaciones, Noticias, Novedades, Placer

Otros Sitios

www.hockeynews.com.ar