Magnífico cierre para la Fiesta del Chocolate en Bariloche

El Domingo de Pascuas, Bariloche vivió un final inmejorable para su Fiesta del Chocolate. Más de diez mil personas acompañaron en el Centro Cívico el acto de rompimiento de huevo de pascuas más grande del mundo, coronando una Semana Santa histórica para la ciudad.

Desde temprano, comenzaron a llegar residentes y turistas a la plaza del Centro Cívico para observar las últimas tareas de desarme de la carpa que albergó al huevo de pascuas durante dos semanas. El coloso de chocolate quedó por primera vez al descubierto, para recibir flashes desde todos los ángulos y que su foto dé la vuelta al globo. Bariloche, noticia alrededor del mundo.

El sábado por la noche, Bariloche había vivido un gran espectáculo musical a cargo de Axel y Miranda y luego un increíble show de fuegos artificiales que iluminaron el lago Nahuel Huapi. Y algunos días antes, el miércoles, miles de barilochenses y visitantes aplaudieron ante la medición final de la Barra de Chocolate Más Larga del Mundo, que ocupó la calle principal de la ciudad con sus 100 metros dos centímetros de largo y 40 centímetros de ancho, antes de ser trozada y repartida entre los presentes.

El tan esperado Domingo de Pascuas, el clima acompañó estupendamente la jornada con un cielo diáfano y un sol radiante que incluso colaboró en la tarea de romper el huevo. Unos minutos antes de la hora pactada para que el intendente de Bariloche, Omar Goye, diera el golpe simbólico, un trozo del huevo se desprendió, motivando el aplauso del público, como si se estuviera frente al rompimiento del glaciar Perito Moreno.

El agrimensor Anuar Aliz realizó la medición del huevo de pascuas y determinó que el mismo alcanzó los ocho metros con veintisiete centímetros de altura. Este registro junto a un informe técnico con fotos y videos en alta definición, serán enviados a Londres, sede central de Guinness, que durante esta semana dará la respuesta definitiva acerca del récord que Bariloche propone alcanzar.

Subido a la grúa de un camión, el intendente de Bariloche, Omar Goye, rompió con una piqueta la parte superior del huevo. Inmediatamente, los niños de la escuela Kailén realizaron una suelta de globos que inundaron de color el cielo. La ovación del público no se hizo esperar. La plaza del Centro Cívico ya era una fiesta.

 

El resto del trabajo de rotura del huevo fue realizado por miembros de Bomberos Voluntarios y Defensa Civil, quienes a fuerza de piquetas y mazazos derribaron al gigante de chocolate.

El trabajo de trozar y entregar los chocolates al público fue realizado por estudiantes de El Obrador Escuela de Arte Culinario y la Escuela de Hotelería y Gastronomía de Bariloche, cuyo aporte resultó muy importante durante todo el proceso de armado del huevo. Colaboraron además en la tarea de repartir el chocolate, miembros de las Colectividades europeas, quienes aportaron un colorido toque a esta festividad.

Mientras se procedía a romper el huevo y repartir el chocolate, en el escenario instalado en el Centro Cívico se entregaron diplomas a los maestros chocolateros de las empresas que componen la Cámara Chocolateros San Carlos de Bariloche, en reconocimiento a su esmerado trabajo para concretar el objetivo. Más tarde, el chocolatero Hugo Sosa recibió de manos del Ministro de Turismo de Río Negro, Ángel Rovira Bosch, y del intendente de Bariloche, Omar Goye, un diploma por todo el conocimiento técnico aportado. “Vivimos muchas emociones durante el armado del huevo. Es una gran alegría haber llegado hasta este día. Cuando se pensó este proyecto en el minuto cero parecía imposible, pero se logró el objetivo gracias al esfuerzo de todos. Me llevo un gran recuerdo del grupo humano que trabajo en este sueño”, dijo Hugo Sosa.

Los integrantes de la Cámara de Chocolateros agradecieron al público su presencia y acompañamiento durante toda la celebración. “Gracias Bariloche por todo lo que nos das”, expresó Diego Ferrari, integrante de la Cámara. “Esperamos que esta fiesta sea una bisagra y abra una nueva etapa para la ciudad”, remarcó Sergio Tissera. Por último, Juan Carlos Carzalo, también referente de esta entidad, agregó: “Estamos realmente exultantes, nos invade un gran sentimiento en este momento y esperamos tener el año que viene una mejor Fiesta del Chocolate”.

La Banda de la Escuela Militar de Montaña Bariloche acompañó la jornada con un variado repertorio musical, muy bien recibido por el público. El momento más alto de su presentación llegó con la interpretación del Himno Nacional Argentino, cantado por las diez mil personas presentes en la plaza bajo la bandera flameando en lo alto del mástil del Centro Cívico.

Además del chocolate, se entregaron “orejas de conejo” que los chicos y no tan chicos lucieron como recuerdo de estas inolvidables Pascuas 2012 en Bariloche.

Pascuas Solidarias y XII Encuentro Escultores en Madera

Las referentes de ASEET Patagonia (Asociación de Ejecutivas Empresarias de Turismo) hicieron entrega de los huevos de la Pascua Solidaria que se donaron a las instituciones de bien público: Amulén, Asumir, Centro Comunitario Vivero, Centro de Rehabilitación Integral Patagónico (CRIP), Centro Infantil Pequeños Corazones, Comedor de Abuelos del Barrio Unión, Coro de Niños Municipal, Escuela Kailén, Fundación Niños del Mañana (FUNIMA – Línea Sur), Hogar Emaús, Jardín Maternal Manitos Abiertas Villa Llanquihue y el Taller Metalúrgico de Cáritas. Las chocolaterías que donaron los huevos de pascuas fueron Del Turista, Rapa Nui, Abuela Goye, Mamuschka, Frantom, Chocolates Torres, El Reino de los Chocolates, Bonifacio, El Arrayán, Chocolate Patagónico, Fenoglio y Tante Frida. Además, la Escuela de Hotelería de Bariloche realizó el huevo de pascuas que se sorteó en el “Concurso de Errores”.

Luego, el intendente Omar Goye junto a la secretaria de Cultura de la ciudad, Paula Peris, entregaron a los artistas del XII Encuentro de Escultores en Madera los diplomas por su participación. Los escultores homenajeados fueron los locales José Luis Mezquida, Rafael Stoppoloni, Emanuel Secco, Gabriel Materyn, Leonardo Molinari, Alejandro Salomón y Luis Opazo, junto a Francisco Acosta (Villa la Angostura), Guillermo Daniel Mezquida (Buenos Aires) y Norberto León Suazo (Chile).

Chocolateros de altura

Los integrantes de la comisión de auxilio del Club Andino Bariloche (CAB) colaboraron activamente en la última etapa de armado del huevo de pascuas gigante, aportando toda su experiencia de escalada en altura. Los ocho metros y medio de alto que ostenta el coloso de pascuas no hicieron nada fácil la tarea de los maestros chocolateros, es por eso que la Cámara de Chocolateros de Bariloche pidió al Club Andino su ayuda para colocar las últimas placas de chocolate en su parte superior. Con cascos, cuerdas y arneses de seguridad, los miembros de la comisión de auxilio del CAB subieron a lo más alto de la carpa en la que se construyó el huevo y “jugaron” a ser maestros chocolateros, siempre guiados por estos últimos.

La construcción del Huevo de Pascua Artesanal Más Grande del Mundo, de la Barra de Chocolate Más Larga del Mundo y los eventos que formaron parte de la Fiesta del Chocolate fue posible gracias a la colaboración de muchas entidades como la AHT, Asociación de Hoteles de Turismo Filial Bariloche, la Cámara de Comercio, Industria, Turismo, Servicios y Producción de Bariloche, y el apoyo de Vía Bariloche, Banco Patagonia, Casino de Bariloche y la colaboración de muchos vecinos que hicieron posible con su apoyo esta fiesta inolvidable.

 

Bariloche, cuna del chocolate en rama

La historia del chocolate en esta localidad patagónica nace de la mano de los inmigrantes europeos que llegaron a la región a partir de 1940.

Hacia mediados de la década del 40, la ciudad dejaba lentamente de ser una colonia agrícola ganadera para transformarse en un idílico centro turístico. A través de este nuevo perfil, se desarrollarían en Bariloche distintas actividades relacionadas con el turismo, como lo fue y sigue siendo, el chocolate.

En 1947, el matrimonio de Aldo Fenoglio e Inés Secco llegó de Torino, Italia, para instalarse en Bariloche. Fenoglio retomó su oficio de pastelero y chocolatero y abrió junto a su esposa la confitería Tronador, en Mitre y Villegas. Fue justamente Aldo Fenoglio, quien por “accidente” inventó el chocolate en rama, al juntar con una espátula una lámina de chocolate sobre el mármol de su fábrica. Otros productos diseñados por Fenoglio y muy bien recibidos por el público fueron el Panforte, el Chocofrut y los Besos de Bariloche.

Desde aquellos años hasta hoy han nacido distintos emprendimientos dedicados a la fabricación de chocolate, diversificando la oferta de la ciudad y abriendo fuentes de trabajo.

Creatividad, tradición familiar, calidad artesanal y respeto por la técnica han sido los pilares sobre los cuales Bariloche ha construido más de sesenta años de historia como referente del chocolate.

Distintas generaciones se han dedicado a esta actividad con amor y respeto por las tradiciones, sin dejar atrás la innovación constante y la búsqueda de la excelencia, haciendo de Bariloche la ciudad del chocolate.

Fuente: www.rionegrotur.gob.ar

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Portal DT, Portal de Turismo, Turismo en Argentina, Turismo Mundial, Viajes, Vacaciones, Noticias, Novedades, Placer

Otros Sitios

www.hockeynews.com.ar